Se necesita pareja: sólo para selfie en San Valentín

Por: Eugenia Valdez

Hoy 14 de febrero Día de los Enamorados circularán cientos de fotos demostrando el amor incondicional por la persona que comparte el día a día con uno. Sin embargo, en la era que nos toca vivir la tecnología, específicamente las redes sociales son un foco cuestionable.

mejores-peliculas-san-valentin-2017

Dicha manera de transitar ‘nos obliga’ a contar en tiempo real dónde estamos, qué hacemos, qué comemos y por supuesto con quién hacenos todas las cosas anteriores. Una presión si se quiere que trasciende nuestras fronteras. Pero, ¿qué sucede para las personas que no han entablado una relación duradera en los últimos años? Pienso en los que han pasado los últimos 14 de febrero al lado del celular pensando en el amor que ya fue, en el que no se conoció, o en el que se quiere reconquistar. Todo vale.

Las redes sociales implican un tiempo para trazar esa personalidad artificial que se percibe como auténtica. Entonces tenemos un exagerado esmero en los perfiles de Tinder para conseguir citas con el amor de nuestras vidas, o acaso ¿no es lo que las películas de Hollywood nos han enseñado a modo de precepto irrefutable; o no todas las princesas de Disney terminan con los príncipes azules y ellos con princesas encantadoras?. Pero esto es la vida real, no de redes sociales ni de estudios cinematográficos, y una de las causas por las que no tenemos una relación seria es por la falta de compromiso con esa empresa.
Pensemos: nos han roto, una o dos veces el corazón, vamos a darle ¿de nuevo? el poder a alguien de que nos haga daño, porque así pensamos a la hora de una relación que avanza progresivamente. Sabemos que ese lugar que cedemos es un hilo muy fino que puede en algún momento romperse. Aunque inconscientemente estemos conjurando en contra de nosotros pues la tenemos fácil, si se ha ido no era el amor de nuestras vidas, porque casi afirmamos que la vida tiene un final feliz, y que todos tenemos un amor allá afuera que nos espera.

san-valentin-2015-sabadell
Por supuesto que anhelamos los sábados de cena, claro que queremos ir a las fiestas de la mano de alguien. Subir en Instagram una foto y poner #SiempreJuntos con un filtro vintage. En cambio tenemos horas de chats con personas que nos hacen pasar el tiempo, que no son significativamente importante, y que de antemano etiquetamos como ‘No es para mi’. Adoramos las relaciones free, sin compromisos y sin adioses que puedan afectarnos, porque nosotros entrenamos y ponemos en constante practica la flexibilidad emocional.

Los compromisos son una creciente responsabilidad. Se necesita constancia, paciencia y mucha dedicación. Esfuerzo, sintetizaría mejor la descripción. Y aunque lo anhelamos no estamos dispuestos, preferimos la selfie sólo para esta ocasión. Pars mostrarle al mundo de las redes sociales que la utopía de final final, existe. Al menos para nosotros.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *