En el día de la Memoria, yo marcho

Por Eugenia Valdez

Una multitud se congregó en Plaza Independencia 


Eran las seis de la tarde y comenzaron a llegar columnas de organizaciones de izquierda a la plaza. Fueron los primeros en posicionarse, y notar que el calor y la humedad se las iban a traer en este día. 

Haciendo caso omiso al sol, otras organizaciones mas identificadas con el Peronismo se apostaban en Junin y Santa Fe, de la capital tucumana. 

Alrededor de las 20 hs recién logró cruzar 25 de mayo la columna que llegaba a las más de 15 cuadras de ciudadanía dispuesta a decir Nunca Más. 
No faltaron las banderas, no pueden faltar los cánticos, para todos los que estuvimos allí fue sin dudas un maravilloso acto cívico, donde la memoria se hacía presente, por aquellos 30000 argentinos desaparecidos y asesinados por el propio Estado comandado por un Gobierno militar genocida y sangriento. 

La atmósfera de este 24 de marzo fue muy distinta a la del año pasado, a los 41 años del golpe, las personas mostraron ayer un mayor compromiso tal vez porque el sentimiento de olvido por parte del actual gobierno se manifiesta a la vuelta de la esquina. La prueba fehaciente de tal afirmación fue la ausencia de un acto oficial, y el accionar irrespetuoso de legisladores de Cambiemos con una campaña vía redes sociales deplorable, que sólo muestra que son más derechos y humanos, que DDHH.

Sin embargo, a mi entender este accionar repudiable solo aviva las ínfulas de un pueblo que se siente molesto y embravecido y que a través de la calle busca hacerse oír. ¿Podrá el arco político oficialista comprender que hoy no fue un día más?

El día de ayer se puede traducir en un No rotundo a políticas de achique del Estado. Un No al alineamiento con grupos empresarios y financistas, un No a la política de reprimarización de la economía, un No a las prisiones domiciliarias de los culpables de la ultima dictadura. Un No, simplemente a la idea de que lo individual será mejor que lo colectivo; y que la despolitización de los ámbitos de la sociedad es necesaria. 

Este gobierno deberá entender que la cantidad de personas que acompañaron a las madres en Tucumán no son solo kirchneristas que quieren volver, fueron universitarios, docentes, trabajadores y estudiantes, niños, padres y abuelos. La memoria es difícil de extirpar,  más aún cuando un pueblo es consciente y exige Memoria, Verdad y Justicia para los desaparecidos.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *