Lejos de casa pero con la felicidad

[Fútbol]

Por Esteban Pavón

Un futbolista siempre sueña con triunfar, no le importa el lugar ni la distancia, Alejandro Amaya de 25 años  encontró la alegría en una cancha y una pelota lejos de su Tucumán querido.

“Amayita” como se lo conoce en su Famaillá natal comenzó a jugar desde los 5 años para las divisiones formativas del Club Atlético Famaillá que en ese entonces comandaba el “Negro” Arias, uno de los formadores más ganadores que pudo haber en la ciudad del sur tucumano, a su corta edad ya hacía la diferencia según se comenta, con esa zurda y la velocidad que poseía a más de uno le llamaba la atención. Pasó por clubes como: Fronterita, Famaillá, Talleres (Córdoba), Sportivo Rivadavia (Venado Tuerto) y actualmente en General Belgrano (Santa Isabel, Santa Fe).

WhatsApp Image 2017-03-28 at 23.00.30
Sus primeros pasos en Famaillá

El “Fama” fue su primera casa donde se hizo conocido, allí debutó en torneos federales y esto le dio la posibilidad de partir a otras tierras, el conjunto tucumano fue a Venado Tuerto a disputar un partido por el federal “B” y le pusieron la mirada, luego en junio de 2011 el zurdo famaillense tenía su posibilidad de seguir progresando y no lo dudó, en sus 5 años con esa camiseta consiguió 4 títulos, hasta el 2016 jugó con ese club y en este año se fue a la localidad de Santa Isabel, para ponerse la casaca de General Belgrano, su arreglo es por un año y su futuro es incierto.

De corazón humilde y con un poco de timidez el joven de Villa Elías Pérez busca seguir creciendo, confiesa que uno de sus partidos más lindos fue contra un grande, River Plate / Sportivo Rivadavia era el duelo y el tres jugó a muerte cada pelota, cancha llena y la piel de gallina así vivió Amaya ese choque especial, fue derrota pero la satisfacción no se la saca nadie.

WhatsApp Image 2017-03-28 at 23.01.24
Campeón por cuatro en SP Rivadavia

Intenta imitar a quienes admira, sus virtudes personales lo hacen brillar con esfuerzo propio, Roberto Carlos, Clemente Rodríguez, Milton Casco, Emanuel Mas y Marcos Rojo; estos jugadores son los que mira día a día, su sueño es jugar en un grande del país como algunos de los mencionados y si se le da una posibilidad de jugar en un grande de Tucumán no lo pensará dos veces. Seguramente extraña la familia, sus amigos del potrero y a quienes ya no están pero sin dudas que los momentos se viven mientras se puede y Alejandro Amaya lo tiene bien en claro.

El deporte siempre te deja anécdotas, el tucumano confiesa que en alguna ocasión pegó la vuelta porque le costó su adaptación, jugó un partido y se vino a Tucumán, “no quería saber nada con volver”; confesó Alejandro, pero hubo algo que lo hizo cambiar de postura y finalmente volvió para seguir su carrera que después fueron 5 años consecutivos y Sportivo Rivadavia.

Ale solidario

 

El crack famaillense sabe la alegría que se siente al tener una pelota de fútbol, pequeños gestos que engrandecen el alma y el corazón del protagonista, puso su granito de arena para que algunos niños de su Famaillá natal puedan sentir esa sensación de que un regalo es lo más maravilloso del mundo, compró una pelota y se les hizo entrega para que los chicos siguieran con su práctica por mucho tiempo más.

WhatsApp Image 2017-03-28 at 23.00.55

Su habilidad se potenciará y el zurdo tucumano confía en sí mismo para seguir cumpliendo objetivos, el pueblo “azulgrana” lo quiere ver triunfar, con las mismas ganas pero con otros colores,  estos son del General.

El futbol de Tucumán brinda jugadores al país y al mundo, este joven es uno de los tantos que decidieron marchar para buscar un futuro distinto.

WhatsApp Image 2017-03-28 at 23.00.25

 

Fotos Gentileza: Abril Temperini y Alejandro Amaya

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *