LA SEMANA NO SANTA DE LA AFA

(Por Lujan Moran)

Era un secreto a voces que Edgardo Bauza dejaría de ser el técnico de la Selección Argentina. Sólo el presidente de AFA, “Chiqui” Tapia y compañía, sabrán porqué tardaron tanto en decirlo, incluso desmintiéndolo. En esta última semana se pasó del “nadie dijo que se lo echaba”, “hay un técnico trabajando”, “tenemos que evaluar todo”; hasta llegar a un comprometido audio de WhatsApp donde Tapia dijo “es un boludo, yo no lo contraté, fue la normalizadora” y posteriormente recontra aseguraba que no se refería a Bauza. Muy pocos creyeron esas palabras del presidente de AFA, y era una sentencia de que al ciclo del Patón de quedaban “pocos” días, por no decir ninguno.

El tema era ver el cómo lo decimos. En una AFA donde se pide a gritos que ingrese dinero de alguna manera, donde aún se le deben millones al Tata Martino y a sus colaboradores por su trabajo en la selección previa llegada de Bauza, donde no hay un peso… pero hay para pagarle la rescisión de contrato al Patón… y hay para pagarle al Sevilla para que su actual DT, Jorge Sampaoli, deje ese club y se ponga el buzo albiceleste y cumpla su sueño de dirigir a Messi.

Una semana pasó. Un secreto a voces que ya había que aclamarlo de alguna manera, ya no había forma de ocultarlo. Que nos juntamos con éste, que vamos con aquél, que viajamos a verlo a Messi (y a Sampaoli). Es probable que las palabras que Messi les dijo a los del Comité repercutieron para que por fin pusieran punto final a esta novela de la que ya se le sabía el final hace rato. Lionel les dijo que si iban  a verlo a Barcelona que ya esté decidido que pasará con el DT porque no quería quedar pegado en la decisión.

Excelentes y oportunas palabras del mejor del mundo y una gran advertencia para todos los de AFA para que no piensen que se podrán lavar las manos fácilmente metiendo en el medio del novelón (ya sea este o futuras historias fantásticas a las que nos tiene acostumbrados la AFA) a un futbolista, y menos si ese jugador se llama Lionel Messi.

Y llegó el día. Como el jueves viajan Tapia y Marcelo Tinelli para España, tenían tres días para informar oficialmente lo que todos presumían. El presidente de la asociación se juntó con el representante de Bauza para decirle que ya no iba a ser más el técnico de la Selección Nacional y acordar los términos de finalización del contrato (datos que aún no se dieron a conocer, sólo se sabe que gratis no lo iba a cortar). Al salir de esa reunión, el mismo Tapia fue quien dijo a la prensa que Edgardo Bauza no era más el DT.

La próxima ventana de partidos para la Selección es en junio (amistosos), para ese entonces ya tiene que haber técnico. En estos días Tapia y Tinelli visitarán a Messi en Barcelona por la cuestión de su sanción de 4 partidos y ayudar en lo que se pueda para intentar reducirla. También harán escala en Sevilla para convencer a Sampaoli (aunque ayer el director deportivo del club sevillano dijo que se quedaría), y es probable que hagan una escala por Madrid para ver a Diego Simeone, técnico del Atlético de Madrid más que nada para tener un plan B (hace poco el Cholo dijo que le gustaría dirigir a la selección pero aún no, dentro de unos años).

Sea la opción A (Sampaoli), la opción B (Simeone), o una misteriosa opción C (misteriosa porque no se conocen públicamente posibles nombres fuera de los dos anteriormente mencionados); lo cierto es que habrá una nueva Selección, con nuevos nombres, otros que se irán, nuevos métodos de trabajo, tácticas; cualquier cosa será positiva con el fin de mejorar el funcionamiento colectivo para llegar con buenos resultados a los primeros puestos de las Eliminatorias y clasificar tranquilos al Mundial, sin sufrimientos. Y que el quinto puesto para el Repechaje sea sólo un mal recuerdo.

La novela “La Selección resurge de sus cenizas” aún no comenzó. Pero será atrapante.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *